Estelarte

Crochet,pintura decorativa, repujado en aluminio, cestería en papel, velas, jabones artesanales, patchwork, fieltro y más...

domingo, 31 de marzo de 2013

Protegiéndonos del sol



Recuerdan ver fotos encontradas en el baúl de la abuela, aquellas románticas sombrillas, que usaban las señoras?
Accesorio indispensable para lucir con mucho glamour ...y además no permitir que el sol bronceara el rostro, pues parte de la belleza era una suave y blanca tez....

Hoy como debemos cuidarnos del sol, tenemos que animarnos a usarlas. Por ello Sabrina le tejió a su mamá Zulmi una preciosa sombrilla, verdad que le quedó hermosa? Usó hilo macramé.
Puedes encontrar el gráfico acá:
http://crochet-divertido1.blogspot.com/2009/09/sombrilla-veraniega.html 

Quieres saber más sobre la sombrilla o quitasol? Sigue leyendo


La sombrilla en los ss. XIX y XX
Lady Áyden Norwich

“Los diccionarios y fuentes literarias recogen el término quitasol para referirse al objeto “que protege del sol...
…….durante mucho tiempo fue un elemento distintivo, símbolo de la prerrogativa y rango de quien lo llevaba. Sobre este particular es preciso señalar que por ser un signo de preeminencia y por su considerable peso fue necesario contar con un criado, como se pone de manifiesto en grabados y pinturas.

ORIGEN Y EVOLUCIÓN        
El origen de la sombrilla nos conduce a Oriente. Desde ahí, la sombrilla llegó a Europa probablemente a través de los jesuitas...
Independientemente de su carácter utilitario, la sombrilla se presenta como un objeto de destacado valor estético, ya que tanto la cubierta como el bastón requieren una cuidada elaboración en la que intervienen diversos y delicados materiales. Aunque en origen, el parasol fue usado por hombres y mujeres, a partir del siglo XVIII se destina exclusivamente para uso femenino. Sin embargo, durante todo el siglo XIX se generaliza y se hace inseparable del traje al que acompaña, y evoluciona de forma paralela.



En líneas generales, su transformación y evolución se han orientado en conseguir un objeto cada vez menos pesado y manejable, de forma que desde 1830 los fabricantes han desarrollado técnicas que han contribuido a su renovación y a rebajar los costos...
Esta moda no fue exclusiva de las sombrillas de mediados del siglo XIX, ya que de nuevo en 1900 se resucitó como símbolo de elegancia...
Postal de 1908


El uso de la sombrilla se generaliza de forma definitiva a partir de 1830. Desde entonces se convierte en un objeto indispensable para la dama, cuya vida se prolonga aproximadamente durante un siglo.

Las normas de la elegancia y del decoro a lo largo del siglo XIX se ocuparon de regular el uso de la sombrilla. En el caso de hacer una visita, la sombrilla no se dejaba en la antecámara, mientras que los paraguas sí, aunque estuvieran secos.
Además de las normas de conducta debían tenerse presente otros aspectos asociados a la elegancia. La sombrilla debía elegirse de acuerdo al conjunto del traje y sobre todo seleccionar un color que sentara bien al rostro, sin olvidar la armonía entre la sombrilla y el sombrero..
La edad también determinó la elección de ciertos colores y tejidos. Por otro lado, las guarniciones de ricos y suntuosos encajes y bordados se reservaban para aquellas sombrillas que acompañaban a trajes de mucho vestir o para ir en carruaje.

Además, no sólo cumplía la función de proteger de los rayos del sol, de complementar y realzar un traje, sino que, junto a los guantes, el abanico o el pañuelo, se convirtió en un recurso pictórico que acompaña a la retratada cuando la escena tiene lugar en espacios abiertos y soleados. La dama puede aparecer con la sombrilla abierta o cerrada, o sirviéndole de apoyo a modo de bastón como elemento protagonista en la definición de la condición femenina.

EVOLUCIÓN. 
A partir de los grabados de moda de principios del siglo XIX se puede seguir la evolución de la sombrilla. Sombrillas pequeñas en consonancia con la delicadeza de las camisas de estilo imperio. Es además por estas tempranas fechas cuando se define un tipo de sombrilla, la sombrilla marquesa… por sus reducidas dimensiones, …
El empleo del encaje de Chantilly o de Bruselas para la cubierta, sobre un fondo de seda, caracterizó a algunas de las sombrillas de época Romántica.
A partir de los años 70 y 80 del siglo XIX se aprecian cambios en las sombrillas. Poco a poco se abandonan las reducidas dimensiones de la sombrilla marquesa, y el diámetro de la cubierta aumenta progresivamente. …No faltan volantes, fruncidos y aplicaciones…
Las sombrillas de color blanco o crema llegaron a ser las clásicas, siempre de moda, y destinadas entre otros usos para el campo y la playa.

En 1910 la moda impuso sombreros grandes, y aunque su uso no perjudicó el triunfo de la sombrilla, fue necesario modificar la forma de aquéllas para que no deterioraran los tocados. Las varillas se hicieron más largas y la cubierta menos pronunciada, aunque no se abandonaron las sombrillas tipo cúpula. A partir de esta fecha se observa una notable influencia oriental en los parasoles, que se manifiesta en la cubierta plana, bastante más práctica.
Otra peculiaridad de los años previos a la Gran guerra fue la longitud de los mangos, llegando a alcanzar un metro veinte centímetros. Por otro lado, al disminuir progresivamente el tamaño de los sombreros, las sombrillas planas se imponen y los mangos se acortan. Sombrillas de algodón, en cretona estampada, de vivos colores resultaron las más vistosas durante la década de los años veinte. La industria de la moda continuó proponiendo modelos y prolongó su reinado hasta los años treinta.

A lo largo de un siglo ha habido intentos de buscar una mayor utilidad a las sombrillas. Ejemplos de ello han sido la sombrilla abanico propuesta de Degivry en 1857, la sombrilla sombrero y la sombrilla cuyo mango servía de anteojos, como se recoge en La moda práctica de 1908:
“Las inglesas, en todo prácticas, han ideado, para usarlas en las carreras de caballos unas sombrillas especiales cuyo puño está formado por unos anteojos que, después de servirse de ellos, se adaptan perfectamente a la mano más pequeña”.

Fuente Internet, leer nota completa aquí:


Etiquetas:

2 comentarios:

Blogger Alicia ha dicho...

ME ENCANTA ESTA EPOCA DE SOMBRILLAS ,,,SON MUY FEMENINAS Y ELEGANTES.....
YO SIEMPRE ESTOY ESCAPANDOME DE EL SOL.
ME PARECEN PRECIOSAS UN POCO COMPLICADAS.
CHAUCITO.

1 de abril de 2013, 0:48  
Blogger Adriana Anaya Tufró ha dicho...

Excelente trabajo, me gusto muchisimo!

4 de abril de 2013, 0:58  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal